ARTICULOS DE OPINION

[opinion][grids]

escriben nuestros lectores

[con la pluma de][grids]

EL DERECHO A LA REBELIÓN



Pertinencia del derecho a rebelión

La dictadura de Nicolás Maduro, apoyada únicamente en la brutal represión policial y militar, es víctima de sus propias falacias. En su absoluta desconexión con la realidad, se han convencido a sí mismos de que el origen democrático-electoral del gobierno es un cheque en blanco que les permite tomar por asalto los poderes públicos, para burlar la voluntad de los ciudadanos.

El uso viciado de las instancias del Estado para evadir mecanismos legales y Constitucionales que resuelvan el conflicto político, ha provocado un caos que fractura la república y sus instituciones.

En realidad, el objetivo del régimen es persuadir a las FANB de que, si la ilegalidad e inconstitucionalidad es avalada jurídicamente por el TSJ y el CNE, entonces automáticamente el crimen adquiere valor y rango de ley. Muchos militares no conocen y no entienden que los derechos humanos son garantías de alcance universal que no pueden ser desconocidas por actos pseudo legales, y que ni siquiera pueden ser limitados invocando el concepto de soberanía. Y seguramente podrían tener mayor dificultad para entender el concepto jurídico y político del derecho a la rebelión que puede ser invocado por los pueblos frente a las tiranías y a las violaciones de los derechos fundamentales del hombre.

El derecho a la rebelión nace cuando un gobierno de origen legítimo o ilegítimo se transforma en un gobierno forajido que atenta contra los derechos de su propio pueblo. La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece con claridad que el hombre puede usar el recurso de rebelión contra la tiranía y la opresión si los derechos humanos no tienen protección en un estado de Derecho.

Con el mismo tono, la Constitución vigente de Venezuela consagra el derecho a la rebelión en sus artículos 333 y 350, al prescribir que “el pueblo de Venezuela (...) desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”.

El gobierno venezolano ha venido violando sistemáticamente la Constitución vigente, el estado de derecho y los derechos humanos. El desconocimiento de la Asamblea Nacional, el saboteo al referéndum revocatorio, el aplazamiento de las elecciones de gobernadores, el bloqueo a la ayuda humanitaria internacional, la convocatoria inconstitucional a una Constituyente, la incapacidad del Estado para proteger la vida y la propiedad, el encarcelamiento y tortura de opositores, el uso de armas letales para reprimir las protestas, todo esto y muchas violaciones más justifican que los ciudadanos invoquen su derecho a desconocer al régimen. Bastaría tan solo una de estas violaciones para verificar los presupuestos de los artículos 333 y 350, e invocar y accionar el derecho a la rebelión consagrado en la Constitución.

El derecho a la rebelión surge en el mismo instante en que la autoridad ilegítima atenta contra el estado de derecho, y no cesa hasta el momento en que ese poder ilegítimo es derrocado. Se trata de una garantía constitucional que no está sujeta al control o la aprobación de la autoridad cuestionada. Es amplia y plena, y puede ser ejercida por cualquier ciudadano investido o no de autoridad.

Agotado el diálogo con el régimen, descartada la vía electoral, y aun en espera por una señal de sensatez de los militares, a los venezolanos no nos queda otra vía para resolver esta grave crisis política que invocar el derecho universal y constitucional a la rebelión para desconocer un régimen y sus fuerzas represivas que actúan al margen de la Constitución, de las leyes y contra su propio pueblo.

Con la más brutal represión y basado en la pseudo legalidad, el régimen tratará de imponer su Asamblea Constituyente para darle barniz legal a la dictadura de la minoría; y cambiar la forma del Estado y sus instituciones para adecuarlas a las necesidades de la camarilla gobernante. A pesar de la evidente asimetría de esta confrontación, por no contar con el apoyo institucional de las Fuerzas Armadas, el pueblo, que es la mayoría, tendrá que hacer uso de todas las formas de lucha política para cambiar la correlación de fuerzas y derrotar la tiranía.

Asistimos a un momento histórico en el cual los venezolanos no podemos ser indiferentes, ni neutrales. Para quienes hemos sido formados bajo tradiciones civilistas y democráticas, no es fácil invocar el derecho a la rebelión como la vía para recomponer la república. Tampoco debe serlo para los militares, soldados y oficiales, quienes han sido formados bajo la doctrina de la debida obediencia a sus superiores. Pero, así como los civiles no estamos obligados a sostener un gobierno ilegítimo, los militares no están obligados a cumplir órdenes ilegítimas o que en sí mismas constituyen un delito.

El derecho a la rebelión es el único recurso, quizás el último, que nos queda a civiles y militares para salvar a Venezuela.

Humberto González Briceño    @humbertotweets

Enviar este artículo a tus seguidores


Post A Comment
  • Blogger Comment using Blogger
  • Facebook Comment using Facebook
  • Disqus Comment using Disqus

No hay comentarios :


de la pluma de

[de la pluma de][grids]

criterios en columna

[criterios][grids]

Luis F. Córdoba R. @lfcr81

[@lfcr81][grids]

También es noticia

[enlace][grids]
noticias, informacion, investigacion, sobre Venezuela, corrupcion,atraco al pueblo, atracoalpueblo.com,Maduro,Asamblea Nacional,Diosdado,dolar paralelo, la patilla, run runes, opinion, dolar today