ARTICULOS DE OPINION

[opinion][grids]

escriben nuestros lectores

[con la pluma de][grids]

HEROÍNAS Y HÉROES DISCRETOS


Llueve… pero escampa

Heroínas y héroes discretos

El prolífico Mario Vargas Llosa escribió hace algunos años, cuando ya nuestro país padecía la impúdica opresión política del chavismo, un libro en el que nos narraba la historia de dos hombres que anteponían sus principios y valores a ciertos convencionalismos. El primero no se deja pisotear, es decir defiende lo que había sido el último precepto de vida que le da su padre en el lecho de muerte, por quienes pretenden extorsionarlo y el segundo que planifica una lección a sus hijos quienes solo esperaban su deceso para disfrutar de una proyectada fortuna que todavía no habían heredado.

Aunque no pretendo hacer una reseña sobre “El Héroe discreto” y menos contar las aventuras y desventuras de Felícito Yanaqué o de Ismael Carrera, los vargasllosianos personajes de la novela, si quiero referirme a la cautelosa rebeldía con la que ambos procuran trazar las líneas de sus propios destinos mediante el forjamiento del curso de los acontecimientos: confrontar las convenciones sociales y oponerse al chantaje.

No usan capas, no tienen súper poderes, no vienen del espacio exterior así como tampoco son justicieros mutantes pero logran vivir acorde a sus ideales. Son actores extraídos del mundo cotidiano que demuestran que la heroicidad no es solo fruto de grandes batallas o de momentos estelares de la historia, como han pretendido hacernos creer en estos 18 años de oscurantismo medieval, sino del compromiso consigo mismo.

Verdaderos y no de ficción

Vivimos una época de confusión ética en la que nos resulta peregrino, por no decir extraño o inverosímil, que pueden surgir personas comprometidas con la independencia, la igualdad, la libertad, la fraternidad y la democracia, conceptos realmente revolucionarios y no los que el chavismo pretendió imponer para hacernos involucionar previo al establecimiento de cualquier contrato social, que emergen desde la conciencia, la verdad, la honestidad y el arrojo. Y es precisamente a esta última a la que me referiré.

Dicen los entendidos que la valentía no es la ausencia de miedos sino tener la suficiente capacidad y autocontrol para reaccionar ante situaciones adversas. Es así como frente a un régimen arbitrario, injusto y troglodita han aparecido unos héroes discretos que, sin ánimo de figuración o de protagonismo, han aportado a la lucha política el sentido que le faltaba.


Por supuesto que no me refiero a los politiqueros de oficio que ejercen cargos públicos; menos a algún gobernante, concejal o burgomaestre de esos que tienen equipos que los hacen lucir como verdaderos gerentes; tampoco de los influyentes que posicionan tendencias en las redes sociales ni a los que se valen de bots (aféresis de robots) para generar la ficción de que son venerados aunque no sean santo de devoción alguna; menos aún sobre los diputados que fueron electos para legislar pero usan su curul como trampolín porque no han comprendido la importancia del parlamento ni hablaré de aquellos que a cuenta de su exposición mediática, de estar relacionado con la farándula o por los nexos familiares con algún político han pretendido dirigir a la oposición solo para preservar un sistema de privilegios sin importar la dignidad, la decencia, el recato o la seriedad que claman los aciagos momentos que nos ha tocado vivir a los venezolanos.

Ciudadanos comprometidos

Una valiente mujer armada con su bandera que le hace frente a una tanqueta de la Guardia Nacional, lo que la hace merecedora de una desproporcionada andanada de bombas lacrimógenas, indigna respuesta de unos militares cuyo honor no se divisa; un joven venezolano que con una biblia como única vestimenta clama porque cese la represión y obtiene por contestación un chaparrón de perdigones que marcan su piel pero deja inmaculada su dignidad; unos venezolanos que son obligados, por las fuerzas del orden público, a lanzarse al río Guaire para satisfacer el morbo de un usurpador que se blasona por verlos llenos de excrementos y millones de ciudadanos (políticamente es distinto al término pueblo) que marchan y protestan para demostrar que no están dispuestos a dejarse pisotear porque son héroes y heroínas discretos como en otra época lo fueron: José María Vargas, Mario Briceño Iragorry, Francisco De Venanzi, Humberto Fernández Morán, Manuel y Teresa Carreño, Enrique Tejera París, Rómulo Gallegos, Leonardo Ruiz Pineda, Alberto Carnevalli, Job Pim, entre muchos otros ejemplos de nuestra civilidad.

Llueve… pero escampa

Por Miguel Yilales @yilales

Enviar este artículo a tus seguidores



Loading...
Post A Comment
  • Blogger Comment using Blogger
  • Facebook Comment using Facebook
  • Disqus Comment using Disqus

No hay comentarios :


de la pluma de

[de la pluma de][grids]

criterios en columna

[criterios][grids]

Luis F. Córdoba R. @lfcr81

[@lfcr81][grids]

También es noticia

[enlace][grids]
noticias, informacion, investigacion, sobre Venezuela, corrupcion,atraco al pueblo, atracoalpueblo.com,Maduro,Asamblea Nacional,Diosdado,dolar paralelo, la patilla, run runes, opinion, dolar today