ARTICULOS DE OPINION

[opinion][grids]

escriben nuestros lectores

[con la pluma de][grids]

QUE NOS LLEVE EL DIABLO

Llueve… pero escampa

Que nos lleve el Diablo

Pasar un viacrucis de hospital en hospital y de clínica en clínica es lo normal entre los venezolanos, como no era suficiente caminar al Gólgota para medio comer o subsistir, gracias a una revolución socialista que como todas ellas han estado presididas por los más grandes traidores y destructores de la humanidad, nos condenaron a este “turismo” sanitario.

Ayer me tocó a mí con mi menor hijo. Una caída leve, una herida en el párpado y ningún médico que lo atendiera. Una clínica en la que te dicen: “lléveselo para otra clínica porque el cirujano no vendrá. Entienda que es sábado y de noche”; en la otra con una recepcionista que te manda a esperar porque hay cambio de turno… pero lo primero que hace es maquillarse. Luego la mística y dedicación de los médicos y las enfermeras suaviza la angustia y calma las rabias (por no decir otras palabras).

Si hubiese Estado de derecho es como para denunciar, para reclamar por servicios ineficientes o para alzar la voz contra el deterioro de nuestra calidad de vida pero nada de eso vale la pena porque en nuestro país lo que impera es la adoración a un cadáver insepulto que se dedicó, cuando gobernaba y cuando no también, a destruir a generaciones enteras de venezolanos, a llevarnos por la calle de la amargura y a convertirnos en una sociedad medrosa, temerosa y acobardada para que no lo desalojaran del poder a patadas limpias.

Sociedad de eunucos

Tenemos a unos que saludan con una chiflada y disparatada frase (todos sabemos que muerto no vive a menos que resucite y este no es el caso) para que los identifiquen como chavistas uña en el rabo; unos familiares que se tragan las lágrimas y las angustias para ver si el régimen negocia con los “alienígenas-EP” que abdujeron al helicóptero militar que desapareció cuando cambió su plan de vuelo y aterrizó allende de las fronteras para percatarse que estaban perdidos o mercadear alguna sustancia; un claustro académico que hace mutis cuando un gobierno troglodita y retardatario persigue a un profesor por pensar, hablar y escribir.

Una sociedad en la que no se cavile, en la que no se debata, en la que no se critique, en la que haya un pensamiento único y en la que se justifique la persecución intelectual es el sueño de todos los regímenes totalitarios. Para ellos son contrarrevolucionarios y deben ser perseguidos: los gestos de adhesión gremial cuando hay una agresión contra cualquiera de sus miembros; las luchas sindicales que buscan garantizar los derechos contra los abusos patronales y las reyertas que propician los ciudadanos en solidaridad porque a sus coterráneos les son violados los derechos, los valores, los principios y la dignidad.




Por eso es que enfurece las inocuas protestas universitarias que se limitan a pávidos comunicados; cómo hemos dejado en la estacada a los presos políticos: los que aún están tras las rejas, los que no son excarcelados al emitirse la orden y los que sufren tratos inhumanos e injuriosos; el ostracismo al que se ha proscrito a cientos de miles de compatriotas que han huido despavoridos de la violencia paraestatal que no discrimina entre credos, razas, géneros y niveles socioculturales. Nos convirtieron en una sociedad sin voluntad, sin fuerza, sin deseos, es decir en una sociedad de eunucos.

Putrefactos y rancios

Estamos en manos de una cúpula putrefacta que se sabe perseguida por la decencia y por eso recurre a la única herramienta válida para quien no tiene razón: la violencia. No les gustan los argumentos porque eso requiere discusión de ideas; no les interesan las discusiones de ideas porque eso es reconocer que hay otras formas de ver las cosas y, por ende, de hacerlas; no les importan que haya otras formas de ver y hacer las cosas porque sería aceptar que pueden estar equivocados.

Pero también tenemos a unos dirigentes opositores (no menos rancios) que no comprende la naturaleza totalitaria de quienes secuestraron las instituciones del país y por eso actúan como sí en la acera de enfrente hubiese demócratas a carta cabal, dispuestos a someterse al escrutinio de las mayorías y que de perder pasarían estoicos a la trinchera opositora. La situación es tan desalentadora que provoca que nos lleve el Diablo si no fuese porque en su morada se encuentra el responsable de haber instaurado una sucursal del Infierno en la Tierra y a él que lo acompañen los que desean que esté vivo mientras los demás recuperamos al país de sus desatinos.

Llueve… pero escampa

Por Miguel Yilales @yilales

Enviar este artículo a tus seguidores
http://www.atracoalpueblo.com/search/label/%40yilales

Post A Comment
  • Blogger Comment using Blogger
  • Facebook Comment using Facebook
  • Disqus Comment using Disqus

No hay comentarios :


de la pluma de

[de la pluma de][grids]

criterios en columna

[criterios][grids]

Luis F. Córdoba R. @lfcr81

[@lfcr81][grids]

También es noticia

[enlace][grids]
noticias, informacion, investigacion, sobre Venezuela, corrupcion,atraco al pueblo, atracoalpueblo.com,Maduro,Asamblea Nacional,Diosdado,dolar paralelo, la patilla, run runes, opinion, dolar today