ARTICULOS DE OPINION

[opinion][grids]

escriben nuestros lectores

[con la pluma de][grids]

UNA GUERRA AJENA


 
Una guerra ajena

El mundo giró 180 grados a partir del 11 de septiembre de 2001. Los norteamericanos, en lugar de ir al encuentro de una guerra fuera de sus fronteras, los terroristas la llevaron a su país. Una guerra peleada por siglos en el Medio Oriente, por primera vez se hacía presente en suelo norteamericano. Y digo en suelo norteamericano y no americano porque ya en 1994 esa guerra se hacía presente en Latinoamérica con el atentado terrorista a la Asociación Mutual Israelita de Argentina (AMIA) (ver https://es.m.wikipedia.org/wiki/Atentado_a_la_AMIA).

Una guerra eterna que desde que se peleaba con palos y piedras ha evolucionado, no solo en los medios con los que se lucha sino también en el escenario donde se desarrolla. Esa guerra de la cual sabemos muy poco los venezolanos, mas allá de la secuela de ataques terroristas alrededor del mundo y la actitud con la que los norteamericanos la han asumido, ha puesto al mundo de cabeza.

Sin embargo nos metieron en ella. La revolución de Chávez nos metió en ella. Nos mete en ella al cederle nuestra soberanía a los cubanos y estos a su vez al establecer alianzas en nuestro nombre con uno de los bloques globales en conflicto.

Al parecer los únicos que aun no nos percatamos que ahora somos parte de ese escenario de guerra global somos los propios venezolanos. Venezuela es considerada una pieza apreciada dentro de un ajedrez político de gran envergadura, como lo demostró aquella famosa triangulación Venezuela-Cuba-Colombia entre el Papa, Obama, Santos y Castro mencionada por el Ex Presidente José Quiroga en CNN en Español, donde la Santa Sede estuvo en una operación geopolítica de alto vuelo en la Habana, que involucraba la paz en Colombia y la seguridad económica de Cuba a costillas de la democracia venezolana (ver ¿Ir a Miraflores? en http://ticsddhh.blogspot.com/2016/11/ir-miraflores.html).

En un foro internacional reseñado recientemente, el Director Ejecutivo del Centro de Seguridad para una Sociedad Libre y Segura, Joseph Humire, presento un estudio sobre la creciente actividad de Hezbolá en América Latina (ver noticia en http://elvenezolanonews.com/old/?p=97855). Destaca  el experto que “Hezbolá tiene varios objetivos en la región, hace recaudación de fondos utilizando sus vínculos con cárteles del narcotráfico y el contrabando, vigila blancos que son posibles objetivos de ataque y establece nexos con niveles de gobierno para penetrar sus sistemas más vulnerables”, indicando que “uno de los casos más destacados el del actual gobernador del estado Aragua en Venezuela y ex ministro del Interior, Tarek El Aissami. “Él trabajó en la denominada ‘Misión Identidad’ y creó una red financiera y logística para traer islamistas del Medio Oriente y mover fondos del narcotráfico y otras actividades ilícitas para patrocinar a Hezbolá”. Ese informe es analizado por el experto en asuntos latinoamericanos Carlos Alberto Montaner (ver http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/mano-tareck-aissami_74560).


Y ahora este mismo personaje acaba de ser nombrado en la Vicepresidencia de la República de Venezuela, y desde hace pocos días despacha con 15 nuevas atribuciones que corresponden al Presidente, con posibilidades ciertas de asumir sus funciones (ver http://www.elmundo.com.ve/noticias/actualidad/politica/maduro-delega-15-de-sus-atribuciones-al-vicepresid.aspx).

De acuerdo a la versión de Montaner, El Aissami es imposición del Presidente de Irán Hassan Rouani, según la cual ese país financiaría el desastre de Maduro a cambio de que este personaje estuviera en la línea de sucesión de poder en Venezuela, por supuesto al cuido de los intereses de Irán en nuestro país. Estos intereses estarían en la misma dirección de los de Raúl Castro, en una alianza La Habana-Teherán, en la lucha contra un enemigo común: los Estados Unidos.

Nunca antes Venezuela había estado en una situación tan clara de entrega  a los intereses geopolíticos de fuerzas que escapan a nuestro control como nación, y nuestra máxima dirigencia del país jamás estuvo en el banquillo público de ser acusados como agentes directos de  intereses distintos a los de Venezuela.

Primero Hugo Chávez, al entregar la dirección de nuestro país a Fidel Castro en Cuba, y ahora su heredero Nicolás Maduro, para desarrollar un plan castrocomunista de dominación de Venezuela. Si a eso le añadimos que para sostenerlo y financiarlo se une a los intereses del terrorismo internacional de la mano de Irán, se cierra un cuadro muy poderoso, que sitúa a Venezuela en el medio de esa guerra. Si Tarek El Aissami se convierte en Presidente de la República por factores que no están en nuestro país –cosa bastante probable- se desatarán fuerzas que operan dentro de ese conflicto, y no solo estaremos en el medio de una guerra ajena, comenzaremos a ser protagonistas de ella. La lucha que comenzó hace siglos en el Oriente Medio tendrá como nuevo escenario a nuestro país.

¿Y qué dicen los Estados Unidos a esta realidad? El analista político Saúl Godoy Gómez responde a esa pregunta (ver “Una nueva y peligrosa etapa” en http://www.frentepatriotico.com/inicio/2017/01/11/una-nueva-y-peligrosa-etapa/). De acuerdo a Godoy “viene una ofensiva yihadista en Latinoamérica, apoyada por las FARC y otros grupos subversivos” como “una gangrena que se extiende de manera muy rápida por el Caribe, Centro América y los Andes colombo-venezolanos”, lo que según este analista deberá terminar en una intervención del gigante del norte en Venezuela a la caza de esos terroristas, lo que hará, de acuerdo a su análisis, que la oposición oficial se cuadre de manera nacionalista con el régimen. Y si el curso de los acontecimientos no se cambia, posiblemente lo que indica Godoy podría ser una realidad.

Aunque cualquier cosa podría ocurrir en una situación mundial  muy cambiante, no creo en una intervención directa de los Estados Unidos en el país como lo sugiere el analista Saúl Godoy Gómez. Pero hay otras maneras de intervención, lo que haría de Venezuela la extensión de un campo de batalla con muchos venezolanos peleando una gran guerra ajena. Pero hay algo que Godoy indica, a nuestro juicio completamente cierto: “Seguimos pensando en elecciones, programas sociales y otras distracciones que no tienen nada que ver con la situación terrible a la que estamos desembocando, nuestros políticos no parecen pisar suelo, hemos permitido que nuestro país se convierta en una amenaza hemisférica y en un peligro muy real para el país más poderoso del mundo, tal irresponsabilidad tiene un costo.” (subrayado nuestro). Y esto es precisamente porque tenemos una conducción política opositora que ha demostrado colaboracionismo, y ser fácilmente manipulable por parte de quienes tienen el control del país, que no se paran en nada con tal de conservar el Poder.

Quienes gobiernan en Venezuela ya han hecho público su posicionamiento en relación a la situación política global y están asociándose internacionalmente a tenor de esas realidades de acuerdo a lo que consideran es una agresión a los intereses de su revolución. Sin embargo, todavía del lado opositor se cree que aquí solo hay un mal gobierno que puede ser depuesto por las vías que tiene la democracia. Ellos juegan ajedrez de categoría mundial, mientras que la oposición oficial cree jugar bolas criollas. Esta gente está moviéndose muy en serio y en un plano situacional planetario y necesitan todos los recursos de Venezuela para los fines de esa guerra. Los venezolanos debemos estar conscientes de eso.

En una sociedad enferma de corrupción como la nuestra, el castrocomunismo del Foro de Sao Paulo, aliado con el narcotráfico y factores del terrorismo internacional, lograron utilizar a Venezuela como plataforma de lanzamiento en Latinoamérica, y como uno de los principales centros de operaciones de tráfico de droga del continente y movilización de recursos para el terrorismo.

La posición tradicional de Venezuela ha sido la de neutralidad en todos los conflictos del mundo. Sin embargo, el régimen castro-comunista-madurista nos ha inscrito en uno de los bandos en pugna, enfrentando a quienes han sido históricamente nuestros aliados y de los que hemos asimilado el estilo de vida del mundo occidental. ¿Es eso lo que deseamos los venezolanos? Esa sola razón bastaría para convocar al Constituyente y dilucidar eso. El régimen decidió sin nuestro permiso meternos en un conflicto, exponiendo a los venezolanos a una guerra ajena. Si al final debemos escoger un bando, no será el del castrocomunismo, asociado con el terrorismo y el narcotráfico. La elección mayoritaria de los venezolanos desde el 6D-2015 ha sido la democracia y la libertad, en el marco del Estado de Derecho y el respeto a los Derechos Humanos. Si eso requiere de tomar un bando, ya lo tenemos.

Por Luis Manuel Aguana @laguana

Enviar este artículo a tus seguidores
http://www.atracoalpueblo.com/search/label/%40laguana
Post A Comment
  • Blogger Comment using Blogger
  • Facebook Comment using Facebook
  • Disqus Comment using Disqus

No hay comentarios :


de la pluma de

[de la pluma de][grids]

criterios en columna

[criterios][grids]

Luis F. Córdoba R. @lfcr81

[@lfcr81][grids]

También es noticia

[enlace][grids]
noticias, informacion, investigacion, sobre Venezuela, corrupcion,atraco al pueblo, atracoalpueblo.com,Maduro,Asamblea Nacional,Diosdado,dolar paralelo, la patilla, run runes, opinion, dolar today