ARTICULOS DE OPINION

[opinion][grids]

escriben nuestros lectores

[con la pluma de][grids]

¡LA MADRIGUERA!



¡LA MADRIGUERA!

Reza el adagio que "Sarna con gusto no pica y si pica no mortifica". Traigo a colación el mencionado refrán por las vicisitudes que pasamos mis colegas y compañeros de itinerario, en la camioneta de mi amigo, el hermanazo Luis Arturo, cuando viajábamos hace unos días atrás, más exactamente el jueves "Primero de Septiembre", a la ciudad de Caracas, para la Gran Toma de Caracas.

Nos trasladábamos, decía, luego de haber intercambiado ideas , unos días antes; en la que planteamos varios puntos y aquí, cabe mencionar quiénes éramos nosotros; pués bien, estuvimos presentes Juán (de La Quizanda) , Carmen (de Tocuyito), Luis (de Naguanagua), Luis Arturo (de Lomas del Este) y por supuesto yo, (de La Isabelica).

Entre los puntos tratados, estaba prepararnos con el abastecimiento para el camino y la estadía en la Capital. Otro punto, cumplir con el consejo dado por el mecánico, de cambiar una manguera al radiador, después de haberle hecho mantenimiento a la Toyota. Y por último punto, recordarnos que quienes asistiéramos a la concentración debiamos estar conscientes de los posibles peligros que se nos presentarían.

Teniendo en cuenta la carencia de conciencia, lo desalmado que es Maduro y que con su maldad sería capaz de hacernos las mil y una bajeza a todos aquellos que estemos en contra de él y, de su Régimen de Terror. No obstante _le manifestaba a los muchachos _ que Dios mediante, llenaríamos hasta que se desborden las calles y avenidas de Caracas, éste 1° de Septiembre; lo que es lo mismo, estaremos preparados para todo. Enfrentaremos a la bestia que esta herida de muerte y que herida es más peligrosa, por lo tanto hay que saber atacarla. Combatiremos los ataques violentos de la Dictadura de Nicolas.

Pues como iba diciendo, a las cuatro de la mañana del día D salimos en caravana con otros compañeros que iban en autobuses y que salieron del Madeirense, donde había una descomunal cola, de hombres y mujeres de todas las edades, para comprar los alimentos del día a día, según el terminal de cédula. Salimos de La Isabelica, luego de pernoctar nosotros, los cinco, en casa de un familiar de Juán.

Mientras nos desplazábamos entre toques de cornetas y algarabía, la caravana se enfiló por la oscura avenida Humberto Celli, en dirección hacia el Distribuidor Firestone (ausente de claridad), y, por último, tomar la Autopista Regional del Centro (carente de alumbrado público), dejando atrás la no menos oscura Isabelica....Todo era negro, una "boca de lobo" producto de la corrupción, del robo de los dólares para el mantenimieto eléctrico de casi dieciocho años de robolución, y eso, sólo en energía eléctrica.

En el ambiente de aquella agradable y fresca madrugada se respiraba esperanza, alegría, entusiasmo, fraternidad y compañerismo.

Al rato, el conjunto de vehiculos, cruzában el peaje de Guacara, una lámpara solitaria nos vigilaba el paso con su amarillenta luz. Teníamos una rara sensación. Demasiado silencio nos incomodó. Originando comentamos entre nosotros.

_Luis Arturo, ¿te enteraste que ayer en la tarde atravesaron una gandola, en la entrada del Túnel La Cabrera, vía Valencia-Caracas? le pregunté, respondiéndome que

_¡Eso no es nada, Jesús! Los muy ratas del régimen, a través de su respectivo ministro, anunció ayer miércoles en la tarde, cuando faltan pocas horas para la concentración de la “ Gran Toma de Caracas”, que hoy 1° de septiembre van iniciar los trabajos de rehabilitación en el túnel.

_¡Hay miedo, Señores, el régimen tiene miedo!_ Replica, Juán, uniéndose a la conversación.

Luis Menez, absorto en si mimo rompe el silencio, exclamando _Eso es una ratería inmunda más del gobierno_.

¿No y que estabas durmiendo, Luis? Estabas como ausente _, le refiere Carmen... A la par que soltamos las carcajadas por la ocurrencia de nuestra compañera.

La camioneta sigue su camino acercandose al Víaducto de La Cabrera mientras que en el oriente, detrás y por encima del cerro del mismo nombre, el cual divide y sirve de frontera a Carabobo y Aragua, se vé cierto clarear matutino. Deslicé hacia abajo el vidrio de la puerta para sentir la brisa matinal en mi cara y respirar aquel aire que viene del lago, que se escapa de Mariara, que huele a rocío campestre.., el resto del equipo, por reflejo, repiten mi acción... Son las cinco y cuarenta cinco de la mañana. Las sombras de la noche, poco a poco, van desapareciendo con el despuntar del alba en el horizonte.

De repente, vemos que los vehiculos se van deteniendo faltando pocos metros para entrar al víaducto y la penumbra aún existente no permite ver bien a la distancia lo que pasa... Luis Arturo detiene el carro, a la vez que casi todos, como pulsados por un resorte y al unísono, exclamamos

_¿Qué pasooó, carájo?, ¿Algún accidente?_. Mientras vemos, con los primeros rayos de sol, como la gente va saliendo de carros y buses, encaminándose hacia el Túnel La Cabrera, que está a kilometro y algo, más adelante... Ya son las seis de la mañana.

Carmen se dirige a nosotros y nos dice _ Uno de ustedes, menos Arturo, vá a tener que ir a ver que sucede y nos trae la noticia_.

_Si, tienes razón _. Responde Luis Arturo.., y, no ha terminado de hablar, cuando Juán y yo estamos fuera del vehículo. Dejando a los dos Luices y a Carmen a cargo de la Toyota.

Nos encaminamos, Juán y yo, por entre la fila de buses, gandolas y carros estacionados a lo largo de la autopista. La cola era inmensa. Murmuraciones, mentadas de madre y otros insultos contra Maduro dejabánse escuchar desde el interior de los vehículos. Entre tanto, nos alertábamos los dos, uno al otro, de huecos que aparecían en pleno pavimento, y que no podíamos creer. Eran unas troneras que miraban al profundo vacío a través de ellos, hacia lo hondo de la superficie del lago en la que se dejaba ver daños en la base del puente y la subida del nivel del Lago de Valencia. ¡Que irresponsabilidad la del régimen, tantos años en el poder y nada para el mantenimiento de las infraetructuras, puro robar! Sin contar con innumerables fallas, denunciadas reiteradamente, como la falta de iluminación y caidos postes del alumbrado; desniveles en el pavimento con el asfalto levantado; falta de barandales y algunos de ellos guindando de sus bases pidiendo no caer al lago. Asi, como está el Puente peor está el interior del Túnel . Ha pasado una hora, entreteniendónos con las curiosidades que nos regalaba la vía obre el lago y el tropezar con personas que lo iban llenando... Son las siete de la mañana.

Cuando nos vamos acercando se va escuchando la protesta, de los que han llegado antes que nosotros. Las voces se hacen más fuerte ,y, aún las bocas del tunel estan retiradas de nosotros. Pero podemos observar un contigente de más de cien GNB armados hasta los dientes y fuertemente acorazados con trajes y escudos antimotines, flanqueados por varias blancas y nuevecitas tanquetas, dispuestas a estrenarse con nuestra sangre. Además, había un refuerzo, en igual cantidad de hombres, de la policía de Ameliach y sus "Hordas" de motorizados, (uniformados por franelas rojas con los ojos de Chávez, más capuchas que les cubrían el rostro) con otra similar cantidad de esbirros... Ya el sol se levantaba hacia las ocho de la mañana. La cola iba aumentando de vehículos, al igual que la calentera de la gente.

Todos ellos, GNB, Policia de Carabobo y Motorizados de Ameliach se había apoderado del Túnel La Cabrera, convirtiendola en su Madriguera, impidiendo que cualquier tipo de transporte pasara hacia el lado aragueño de Maracay por la vía Valencia_Caracas... Habían secuestrado el Túnel el Hampa Política conjuntamente con el Hampa Común bajo el respaldo de la GNB para obstaculizarnos el paso por dicha vía, a los "Ciudadanos", que debíamos cumplír con un mandato de la Constitución Nacional, el libre tránsito.

Éstos hampones de uniforme, como a las ocho y tanto, habían dispuesto, desde su escondrijo hamponil, desde su madriguera, abrir el canal de la izquierda, Maracay_Valencia, originandose un pandemonium con el tráfico que venía del lado aragueño y sólo, cada 15 minutos dejaban pasar un lote de vehiculos produciendo una tranca descomunal y recalentamiento de unos cuantos carros; por la cual sus conductores optarón por apagar los motores. Juán había regresado, hacía ya una hora atrás, a la camioneta para informar la novedad de lo que ocurría. Mientras yo me quedé cerca del túnel (ahora convertido en refugio de los choros uniformados de Ameliach y los no menos GNB) para mantener enterado, vía celular, a Luis Arturo y al resto del grupo.

Mientras duraba la tranca, se acumulaban sobre el víaducto, en las afueras del túnel manifestantes que venían de diferentes lares del occidente del país. Tal fué la magnitud de hombres y mujeres, de adolescentes "párriba", en unirnos como un solo hombre, formando una sólida cadena humana. Todos Entrelazamos nuestros brazos, para sutilmente ir rompiendo el cerco de seguridad, colocado por los esbirros de Maduro; los cuales, ellos, nos impedían el paso por el túnel vía hacia Caracas, para la Gran Toma de Caracas.

Trás romper el cerco se dejaron escuchar, de alegría, de tiunfo, los cornetazos de los buses y carros al lograr cruzar el tunel hacia Maracay. De verdad que perdí la noción del tiempo transcurrido, al sentirme abrumado por la emoción al ver cumplido nuestro objetivo de liberar el Túnel La Cabrera de la cuerda de Hampones uniformados de azules, verde oliva y rojorojitos; los cuales, habían convertido al "Túnel" en su Madriguera oficial, su escondrijo de actividades delictivas. Creo que ya era media mañana, porque el sol estaba algo alto, caliente y picaba en la espalda.

Me propuse regresar a la camioneta. Durante el tiempo que caminaba observaba lo pesado del tráfico, que tendía a normalizarse por su canal original de Valencia_Caracas; Pero, lo que yo no veía era avanzar la Toyota. A medida que me movía hacia la entrada del víaducto la pude observar, a lo lejos, con el capó levantado en señal de auxilio.

Al llegar ante la presencia de los muchachos y a la camioneta de Luis Arturo, les pregunte a todos

_¿Qué pasó aquí, muchachones?_. Para responderme, entonces, Luis, el de Naguanagua

_ ¡Imáginate, Jesús! Que a a pesar del consejo dado por el mecánico, para mi tocayo no hubo tiempo de cambiar ni comprar la manguera_.

Seguidamente complementa, Carmen...

_Bueno, no hagan del árbol caido leña. Un error lo cometemos cualquiera y lo que tenemos que pensar es como solucionar ésto_.

Juán no se queda atrás y arguye...

_Señores, apoyo lo dicho por Carmen. Una vez solucionado el incoveniente, soy de la opinión, de que regresarnos a Valencia. Ésto es una señal_.

Luis Arturo, que hasta el momento había permanecido callado y pensativo con la mirada puesta en el motor de su carro, manifestó...

_Señores y señora, acepto mi responsabilidad, pero no es el momento de quejarse ni de llorar. De regresarnos estoy de acuerdo porque yo conozco mi ganao. No quiere decir con esto que hemos perdido. ¡No, Señor! Lucharemos desde otra trinchera y cualquier hueco es trinchera. Por lo pronto, necesito que ustedes "paran ideas y, eso es para ayer", hijos míos; porque el sol esta bien arriba y así como está llegando al cenit, tambien bajará y no quiero dejar mi camioneta por aqui, ya que será pasto de los desvalijadores de oficio, ¿Okey?_.

A lo que intervengo yo como "el muchacho de la película"...

_Mira carajito, me dás permiso para ver el motor de tu carro y saber a ciencia cierta que fué lo que le ocurrió_.

A lo que me responde, Luis Arturo, con una pregunta y, entregándome las llaves del carro...

_¿Y tu eres mecánico, gumersindo?

Respondiéndole...

_¡No, no soy mecánico, carajito! Soy tan profesor como tú, pero me aplico y, hasta el momento no me ha dejado ningún carro en la vía. Toma tus llaves que no es lo que necesito y traeme tu caja de herramientas_.

Bueno, regresamos a Valencia luego de adaptar y sujetar bien la manguera del radiador, rebanándole algo del extremo por donde estaba la fuga de agua.

Puedo decir, además, que durante la estadía, de casi mediodía, en el víaducto no nos faltó Dios; ya que nos sobró amigos nuevos. No nos falto agua ni comida; ya que con el abastecimiento que llevabamos para el camino y Caracas saciamos la sed, merendamos, y, hasta almorzamos.

Nuestro Equipo de Educadores, Carmen, Luis, Juán, Luis Arturo y mi persona (Jesús Francisco), estámos consciente de que a Caracas no se pudo llegar por los obstáculos colocados, criminalmente, por los esbirros de Ameliach y la GNB, ordenados por Maduro desde Miraflores, la Madriguera Mayor.

Pero aquí, en Carabobo, nos quedamos a protestar para que se cumpla con el Referendúm Revocatorio 2016, y, así lograr una Venezuela verdaderamente Democrática, una Venezuela verdaderamente Soberana, Libre e Independiente del yugo cubano.

¡Venezuela para los venezolanos!

Por Jesús Francisco Gómez. @chuitoelderosa
Email: jesusfranciscogomez53_3@yahoo.es

Si te gustó el artículo, dale al botón Twitter o Facebook y nos ayudas a difundirlo automáticamente a tus seguidores. Gracias
 
http://www.atracoalpueblo.com/search/label/%40chuitoelderosa
Post A Comment
  • Blogger Comment using Blogger
  • Facebook Comment using Facebook
  • Disqus Comment using Disqus

No hay comentarios :


de la pluma de

[de la pluma de][grids]

criterios en columna

[criterios][grids]

Luis F. Córdoba R. @lfcr81

[@lfcr81][grids]

También es noticia

[enlace][grids]
noticias, informacion, investigacion, sobre Venezuela, corrupcion,atraco al pueblo, atracoalpueblo.com,Maduro,Asamblea Nacional,Diosdado,dolar paralelo, la patilla, run runes, opinion, dolar today