ARTICULOS DE OPINION

[opinion][grids]

escriben nuestros lectores

[con la pluma de][grids]

EL MAR DE CONTRADICCIONES





EL MAR DE CONTRADICCIONES

“Ningún sistema puede estimarse justo si desconoce la dignidad de un grupo o de una persona humana.” Alberto Borea O.

El denominado mundo de la “izquierda” planetaria ha pretendido siempre, y es una creencia muy arraigada, que son los únicos parteros de las ideas nuevas; en ese sentido han sido prolíficos en cuanta disquisición teórica se les ocurre en relación con el rol y el destino del hombre, de la sociedad y el estado; hundiéndose en un mar de contradicciones, planteando situaciones irreales, y muchas veces fantasiosas, que no han podido tener una confirmación cierta en la vida de las naciones.

Tanto los propulsores del comunismo como del socialismo marxista, una vez en el poder, han hecho experimentos sociales, económicos y culturales muy nocivos y perjudiciales para la vida en sociedad. Es lógico que así sea porque lo que se promociona es la destrucción de lo existente, el odio, y el desconocimiento del otro, en tanto y en cuanto, no se pliega a la ilusión de su pensamiento y al proceso destructor de vidas, obras y de espíritu, que generalmente se pone como condición para poder comenzar la construcción de una nueva sociedad.

En esa línea de pensamiento, han exacerbado el culto a la personalidad, han creado semi-dioses absurdos y venerado muchos fetiches, uno de ellos es el fetichismo del “momento constituyente”, el cual fue enarbolado aquí en Venezuela por algunos filósofos del Derecho, para sustentar la perpetuidad de Chávez en el poder. La tesis del “nuevo constitucionalismo latinoamericano”, dice Guillermo Lasteau “pretende ser, simultáneamente, una teoría política, una ideología y una praxis social”. Lo central de esta propuesta “radica precisamente en que la mayoría – imaginada como un poder constituyente originario y permanente- puede ejercer el poder sin límites.

Si para el constitucionalismo liberal el fundamento es la limitación del poder, para este otro planteamiento, el temor al Estado es algo ya superado, es ahora el Estado con poderes unificados, el único capaz de garantizar los derechos. De allí que sostiene que “al pueblo en la calle no se le puede poner límites; que cuando el pueblo se pronuncia, la constitución no sirve; que el pueblo movilizado es el poder originario constituyente”. El supuesto aquí es que la mayoría revolucionaria va a gobernar para siempre, contando con la sumisión de la judicatura, los órganos electorales y el partidismo militante de las fuerzas armadas. Es una cuestión de conveniencia y de cálculos errados.


Neuro J. Villalobos Rincón  @nevillarin
nevillarin@gmail.com
Si te gustó el artículo, dale al botón Twitter o Facebook y nos ayudas a difundirlo automáticamente a tus seguidores. Gracias
Post A Comment
  • Blogger Comment using Blogger
  • Facebook Comment using Facebook
  • Disqus Comment using Disqus

No hay comentarios :


de la pluma de

[de la pluma de][grids]

criterios en columna

[criterios][grids]

Luis F. Córdoba R. @lfcr81

[@lfcr81][grids]

También es noticia

[enlace][grids]
noticias, informacion, investigacion, sobre Venezuela, corrupcion,atraco al pueblo, atracoalpueblo.com,Maduro,Asamblea Nacional,Diosdado,dolar paralelo, la patilla, run runes, opinion, dolar today